Marcha Cicloturista Internacional Bilbao Bilbao


Dicen que la clásica cicloturista Bilbao-Bilbao es un lugar del que nunca te vas. Ahí sigues. Vuelves, como este pasado domingo, una vez al año. Y con ella, con esa marea de bicicletas que en esta edición rozaron el récord al juntar 8.347 participantes, regresan tantos recuerdos almacenados en las 31 ediciones celebradas. 


La marcha bilbaína, que rueda desde 1988, forma parte ya del paisaje sentimental de ese gremio tan multicolor formado por los ciclistas. Jóvenes que hace tres décadas subieron con su padre Andrakas, Unbe y Morga, este domingo, ya con más canas o menos pelo, pedalearon con sus hijos por las mismas rampas. Idénticas y, claro, tan distintas para la piernas por el paso el tiempo. La Bilbao-Bilbao es el hogar común que una mañana dominical al año acoge a los suyos. Muchos. Más de ocho mil, a los que se sumaron, como furtivos, otros dos mil más que esquivaron el pago de la inscripción. Entre todos levantaron una marea ambulante animada por el sol.



Y eso que en la salida, en el Puente de Deusto, habían dejado la nevera abierta por la noche. Frío bajo el cielo descubierto. Enseguida se vio que había ganas de ciclismo. El invierno recién clausurado ha sido clemente, seco. Sin el riego de la lluvia, brotan las bicicletas. Los cicloturistas andan ya en marzo bien entrenados. Un domingo de sol, además, invita a sumarse a la marcha. El primer pelotón partió a las 8.00 horas. Era tan numeroso que doce minutos después seguían saliendo corredores. La organización tuvo que cortarles el paso porque iban a solaparse con el segundo turno de salida, previsto para las 8.15 horas. Hubo algún embotellamiento. Es irremediable. La marea era tal que en cualquier cruce se montaba un pantano repleto de bicicletas. 


La fluidez llegó con los kilómetros. La hilera comenzó a estirarse. Las manos pudieron alejarse del freno. Tiempo para repasar con la mirada las postales de Bizkakia. Y para charlar. Siempre hay alguien que recuerda la primera edición, aquella llegada a la Gran Vía que asistió a un sprint, ganado por el entonces profesional Luis Pérez. Los cicloturistas iban entonces sin casco. Las bicicletas no conocían el carbono. Y daba igual. Este domingo, en el ascenso a Unbe se veían maillots antiguos, uno del Teka, otro del Kas. Junto a bicis de última generación y cambio de marchas eléctrico, rodaba una 'Vitus' negra de aluminio. Un perla con la que, por ejemplo, Lucho Herrera ganó en los Lagos de Covadonga en 1987, un año antes del nacimiento de la Bilbao-Bilbao.


Durante la marcha, ya en Artebakarra, Iñaki Íñigo, médico de la Federación española, pasó un primer parte de guerra: apenas había habido incidentes. Un par de enganchones y poco más. La clásica bilbaína trata de conservar el espíritu fundacional del cicloturismo. No es una carrera. Es un día que une al ciclista bien preparado con el ocasional, el que rescata la vieja bicicleta del trastero y, todavía con rastrales, se anima a recorrer uno de los tres itinerarios de la prueba: de 85, de 115 o de 125 kilómetros, el más largo, el que incluye la subida al Vivero. Luis Zubero, exciclista y gran mecánico, atiende a los ciclistas en Zamudio. «Paran pocos. Con el buen tiempo, ni pinchan, ja, ja». En una curva del Vivero está otro mecánico de referencia en Bizkaia, Pedro Maestre, que saluda por su nombre a muchos de los que gotean sudor por la cuesta, el obstáculo final.





El paisaje luce impecable. Los ciclistas lo cuidan. Ya son muy pocos los que arrojan los envoltorios de la comida al suelo. En el descenso de Morga, a alguno se le han caído unas galletas. Un cuervo, atento, se tira en vuelo a por ellas, pero no llega a aterrizar porque no dejan de pasar ciclistas. Vuelve a intentarlo y nada. La fila no para. Es el domingo de las bicicletas. Para los que descubren la Bilbao-Bilbao, cómo nuestros chicos, es un día de fiesta. De libertad a pedales. Para los fieles, los que incluso estuvieron en el bautizo en 1988, es una jornada para conectar pedazos de la memoria. Tantos amigos con los que han compartido este recorrido. El pasado es ese hogar que siempre nos queda. Y la Bilbao-Bilbao es la casa de la que nunca te vas y que, como siempre, te abre la puerta en la Gran Vía, donde un domingo de marzo espera esa familia de más de ocho mil dorsales.



Esta increíble experiencia la vivieron 4 de nuestros chicos y amigos del Club,Julio,David Bello, Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo, que rodaron juntos en el itinerario largo, que estamos más que seguros que repetirán, ya que no sólo rodaron por estos increíbles parajes del norte de España, también disfrutaron de un fin de semana de amistad, pinxos, historietas de cicloturismo, proyectos, piques, y…¿Sacamos otra ronda?

.

III Trail Santa Quiteria, La Almolda


Nos surge una duda. ¿Se estarán cambiando nuestros chicos de deporte? ¿Les habrá picado el gusanillo de las locuras de montaña?

No lo sabemos, pero lo que está claro es que dejan ver nuestros colores allá dónde van y de que han hecho una ``grupeta´´ espectacular para el trail.

El pasado domingo 3 de febrero el Trail Santa Quiteria en La Almolda ponía el broche final al III Circuito Monegros-trail que tuvo sus pruebas anteriores en Monegrillo con la disputas del III Estiva Extrem y el V Monegrostrail Barri de Robres.

  
Nuestros chicos estaban decididos a seguir dando guerra, después de varios entrenos por el espectacular circuito que otro de los amigos de la ``grupeta´´ del equipo linterna, Charlie G. ha preparado para la Carrera De Las Minas De Remolinos. Tenemos la suerte de vivir en un pueblo que es un paraíso para entrenar.

La expedición la comandó el líder del circuito, Toño Muro, junto a sus pupilos, Alberto Rodrigo y Carlos Rodrigo en la ruta larga, y David Becerril en la ruta corta.


El viento y el frío no frenó a los casi 500 corredores que se daban cita en La Almolda para la disputa del III Trail Santa Quiteria, prueba final del circuito Monegrostrail, y que se disputaba sobre recorridos de 13 km y 22 km. Alberto Lasobras y Cuca Panedas sentenciaron en esta última carrera.



Una vez comenzada la prueba era Toño, líder del circuito el que se hacía con el premio de montaña entre los chicos, y le servía para escaparse con su rival, el cincovillés Alberto Lasobras. La disputa por la cabeza de carrera y los valiosos puntos de la general, hicieron que un pequeño despiste al desviarse del sendero de Toño Muro (CCR Trail), le pasasen factura, siendo finalmente tercero tras Chema Resano y un exultante Alberto Lasobras (5 Villas), quien se hizo con la victoria en la prueba y la clasificación general del circuito.



Entre las chicas la ausencia de la líder Ana Revilla no fue desaprovechada por Cuca Panedas (Club Atletismo Cuarte de Huerva) que se escapaba en el premio de montaña para ya no abandonar la primera posición hasta la línea de meta. Tras ella, Raquel Villamón (Azuara Corre) y Elena Sanz (Club Atletismo Cuarte de Huerva) siendo el mismo pódium en la clasificación general del circuito.

En la clasificación por equipos de la ruta larga vencía el C.A.Cuarte de Huerva en chicas y 5 Villas en chicos, quedando un día más terceros nuestros chicos de Club Ciclista Remolinos Trail.


En la clasificación general del circuito, nuestro CCR Trail también se hacía con la tercera posición.


En categoría Comarcal era Estefanía Gascón (Monegrillo) la ganadora de la prueba femenina y Tere Gutiérrez (Leciñena) se impuso en la general del circuito. Entre los chicos, Héctor Rozas (Bujaraloz) ganó la prueba y la general del circuito.

En el recorrido de 13 km Jorge Salas venció con autoridad, entre las mujeres lo hizo Gisela Miralles, con una gran actuación de nuestro amigo David.

Queremos dar la enhorabuena a esos pedazo de finisher remolineros, que se han dejado ver por los pódiums y dar las gracias a los patrocinadores del CCRTrail, Deportes Zenit, y las empresas locales, Construcciones Garzalo y Ecoinstal, que además de amigos, siempre están al pie del cañón.

¿Empezaran pronto con la bici?

¡Seguiremos informando! 
.

V MONEGROSTRAIL BARRI ROBRES


¡Un auténtico carrerón!

Eso es lo que hicieron nuestros chavales en la sección de carreras de montaña el pasado domingo 20 de enero en la localidad monegrina de Robres, participando en la segunda de las tres pruebas del circuito Monegrostrail Series.


Por tercer año consecutivo, el trail de Robres fue sinónimo de espectáculo, convivencia y derroche de energía, con la participación de 5 de nuestros chicos.

El líder del circuito, Toño Muro, junto a Carlos Rodrigo, Alberto Rodrigo, Andrés Ansodi y David Becerril, después de duras sesiones de monte, de día y con el equipo linterna, se deciden a aventurarse en la ruta larga.


De nuevo, el tramo más complicado fue el ascenso al monte de Puig Ladrón, situado en plena sierra de Alcubierre, donde la mayoría de los deportistas recorrieron el último repecho con las manos en las rodillas y andando, pero que no impidió a nuestro amigo Toño coronar el primero y llevarse el jamón.

Dos distancias muy asequibles, la larga de 16 Km con algo menos de 400 metros de desnivel positivo, que ha contado con algo más de 400 corredores y la más corta de 10 km y un desnivel escasamente testimonial.

.
Mañana muy soleada y algo fresquilla, y cerca de 600 corredores en la linea de salida, puesto que esta era conjunta.
Tras unos 4 km iniciales por pista, y algo de senda por bosque, las pruebas se separaban. Así la prueba de 16 km ganaba algún sendero más para ascender hasta lo alto del Puig Ladrón, visitando también alguna zona de viejas trincheras de la guerra civil. Una zona nada técnica pero con unos senderos bastante entretenidos, hasta volver a enlazar con la prueba corta y circular por un roto, seco y vistoso barranco que daba a unos últimos kilómetros pisteros que llevaba al campo de futbol donde estaba instalada la meta.


Muy rápidas las dos pruebas, con Jorge Salas como vencedor de la prueba más corta, finalizando el recorrido en 40 minutos y 5 segundos. La vencedora femenina de los 10 km sería Sandra Cuello, que llegaría a meta en 52:58.


Mucha igualdad en la prueba más larga, con varios corredores luchando por la cabeza. Finalmente Toño Muro tomaría unos segundos de ventaja, aunque en la parte final de la prueba sería superado por Javi Bielsa que se llevaría el triunfo parando el crono en 1:06:28. Segundo puesto para Toño Muro y tercer cajón para Alberto Lasobras. Los 4 primeros corredores llegarían a meta en unos escasos 20 segundos de margen.



En cuanto a las chicas allí hubo menos historia, puesto que Ana Revilla,, no daría ninguna opción a sus rivales y pararía el crono en 1:22:29. Buena carrera también de Cuca Penades que entraría un par de minutos después de la vencedora, mientras que Raquel Villamón completaría el podium en 1:27:58.


Así pues, segundo puesto de Toño, con premio de la montaña, y tercer puesto de CCR Trail en la clasificación por equipos.






Tras la ESTIVA EXTREM, celebrada el pasado 16 de diciembre en Monegrillo, esta era la segunda prueba del circuito Monegros Trail, que finalizará el 3 de febrero en La Almolda, con la prueba TRAIL SANTA QUITERIA.
.
Nuestro amigo Toño continúa líder del circuito, por lo que seguro que lo da todo en La Almolda, y el resto de nuestros chicos, seguro que se deja la piel en esos 22 Km de montaña, para luchar de nuevo por esa clasificación por equipos.
.
¡MUCHÍIMA SUERTE!
.

XIII SALSILVESTRE REMOLINOS 2018

Y ya van 13!!!! 

Como ya viene siendo habitual, a los remolineros nos gusta terminar el año, haciendo deporte por una buena causa.



El pasado 31 de diciembre, a las 5 de la tarde, los remolineros, nos reunimos en el Pabellón Municipal, para dar una vuelta al pueblo, aportando nuestro granito de arena, ya que las inscripciones a nuestra particular Salsilvestre, fueron será a beneficio de ARAELA (Asociacion Aragonesa de Esclerosis Lateral Amiotrófica), que dedica un gran esfuerzo a la labor de información y concienciación tanto de la sociedad como de instituciones sociales y sanitarias, realizando diversas actividades (Charlas, Celebración Día Mundial, entrevistas con diferentes profesionales, etc…). También cuenta con un Departamento de Atención Social, en el que podemos encontrar asesoramiento e información de aspectos de vital importancia durante el transcurso de la enfermedad. 


Nadie se lo quiso perder!!! Y la recaudación fue increible, con nada más ni nada menos que 1700€. Después de hacer un poquito de deporte, por las calles de nuestro pueblo, hubo chocolatada para reponer fuerzas, regalos y actuaciones musicales.


Lo de esta San Silvestre solidaria no tiene límites. Comenzó en el año 2005, dónde se recaudaron 450€ que se destinaron a Aspanoa. Le siguieron Disminuidos físicos de Aragón, Aldeas Infantiles, Payasos sin fronteras, Fundación Ángela, Aspace, Amac Gema, AECC, Fundación Down, Atades, Araprem y Sómos Pera, pero la gran labor de los organizadores, se supera año tras año.


Una edición más, nuestro Club Ciclista, junto con Ecoinstal Reformas Integrales y BIKES+ amigos, socios y colaboradores de nuestro Club, pusieron su granito de arena, aportando obsequios al sorteo de regalos.


¡¡¡¡ESPERAMOS SEGUIR AYUDANDO MUCHOS AÑOS MÁS!!!!