LA INDURAIN 2019

La localidad de Villava acogió el pasado sábado 20 de julio una vez más, y ya van 28, la marcha cicloturista por excelencia, La Induráin, organizada por el pentacampeón del Tour Miguel Induráin. Además, esta marcha cicloturista superó las expectativas consiguiendo un récord de participación con más de 2.200 cicloturistas.



Tras el éxito de años anteriores, no hubo ninguna novedad en lo relacionado a la organización de la prueba, y contó con dos recorridos, uno corto de 100 kilómetros y uno largo de 180 kilómetros.




En ella participaron cicloturistas llegados de distintas partes de España, Europa, e incluso de distintos países de Latinoamérica como Colombia, México y Perú. De hecho, el porcentaje de participantes navarros en los últimos años viene siendo más bajo con respecto al resto, a pesar de que el número total de cicloturistas inscritos se mantiene e incluso aumenta considerablemente en cada nueva edición.

 
Por parte de nuestro Club, asistieron a la prueba Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo, con un objetivo claro: compartir kilómetros con el amigo camarenero Victor Alonso. Haciendo una buena grupeta cuando consiguieron reunirse, a pesar de la caótica que fue la salida.


También participaron los amigos Carlos Manero y Lorena del Alen Bikes, que tuvieron un percance en la bajada de Artesiaga, pero que quedó en un pequeño susto.


Si el año pasado hubo alrededor de 1.900 participantes, en esta edición la cifra aumentó hasta casi los 2.200, lo que es una buena muestra de que la marcha sigue creciendo y que la figura de Induráin está presente. “Ha sido todo un éxito, sobre todo en cuanto a la participación porque nunca antes habíamos tenido un número tan alto de inscripciones. El año pasado fueron 1.900 y este año 2.200, así que ha sido impresionante. Eso significa que estamos haciendo las cosas bien y que la gente está contenta tanto con los recorridos como con todo lo que organizamos alrededor”, dijo Miguel Sabalza, del club Kirol Triatloi, KIT, entidad organizadora de la prueba.

Los corredores pudieron disfrutar de un recorrido que les llevó por buena parte del noroeste de Navarra. “El tiempo ha acompañado y los participantes han disfrutado”, recalcó Sabalza.


Todos ellos con un objetivo común, el de disfrutar de una jornada ciclista. A las 8.00 horas se reunieron ayer en Villava para comenzar la ruta y conocer diferentes pueblos y paisajes de la geografía navarra, en compañía de grandes leyendas del ciclismo español como Miguel Induráin -pentacampeón del Tour de Francia-, Óscar Pereiro -ganador del Tour en 2006-, Joan Llaneras -bicampeón olímpico y siete veces campeón mundial- y Dani Clavero, entre otros.

El hecho de que cada vez venga más gente de fuera es, sin duda, una buena señal para la organización del evento. “Eso dice mucho de cómo se sigue manteniéndo viva la figura de Induráin”, añadió Sabalza.


Visto el éxito de la marcha, lo que es seguro es que no se incluyan muchas novedades o cambios para la próxima edición. “Cuando las cosas se hacen bien y los resultados lo reflejan, no hay que hacer muchos cambios. Siempre se puede mejorar pero la gente está contenta, y nosotros también”, declaró.
Por parte de nuestros chicos, esperamos que sigan asistiendo muchos años más, ya que es un buen día para pedalear junto a amigos.

Desde aquí también queremos desear una pronta recuperación a otro habitual de estas rutas. Isidro, que está recuperándose de una rotura del tendón de Aquiles. ¡ANIMO! ¡Pronto estás de vuelta!
.

XXVII CLASICA CICLOTURISTA CELLA - NACIMIENTO DEL TAJO – CELLA


Continúan las cicloturistas de carretera y los nuestros, un año más, no están dispuestos a perderse la mejor cicloturista del mundo mundial. ¿Qué cual es esa? Cella por supuesto.


El pasado 25 de mayo, puesto ya llevan varias ediciones, disfrutando en ésta ciclo, los hermanos, Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo, deciden repetir y asistir a la XXVII CLASICA CICLOTURISTA CELLA - NACIMIENTO DEL TAJO – CELLA. Ruta de 145 Km, con 2200m de desnivel acumulado, y con muchísimo nivel de los participantes, dada la proximidad a la Comunidad Valenciana.



 El punto de partida de esta marcha cicloturista, nos lleva al municipio turolense de Cella, ubicado al noroeste y muy próximo a Teruel. El recorrido, en principio, se dispone en una marcada dirección Oeste y nos lleva a visitar el pintoresco municipio de Albarracín y otros pueblos de la Comarca de Albarracín, como Calomarde y Frías, donde situamos el nacimiento del Río Tajo.




La ruta nos lleva hasta el límite con Cuenca, retornando hacia el Este por localidades como Guadalaviar, Griegos y Noguera. Entre los atractivos del entorno destacamos el paisaje protegido de los pinares de Rodeno. La parte final nos devuelve a Cella, a través de los núcleos de Bronchales, conocido por su agua mineral, y Monterde.



Fijándonos en el perfil de la Marcha Clásica Cicloturista Cella - Nacimiento Río Tajo - Cella, nos damos cuenta de que estamos ante un recorrido interesante y quebrado que transcurre siempre por encima de los 1000 metros de altitud y, en buena parte, por encima de los 1500 metros.





El primer puerto, Alto de Frías, cuenta con una longitud de 5 kms al 5.2 % de media. El Alto del Portillo, corto también, presenta unos 2 últimos kilómetros muy exigentes, al 9 % de media.



Tras la tendida subida al Puerto de Orihuela, la última dificultad montañosa, con mucho viento de cara, nos aúpa al Alto de Noguera, con 5 kilómetros al 6.3 %, llegando con aire favorable hasta Cella en grupo.

.
Buen día para nuestros chicos, bien situados en un grupos delanteros, realizando una muy buena cicloturista.


.
Desde aquí, queremos dar la enhorabuena a la organización de ésta prueba, ya que es una cicloturista digna de recomendar a cualquiera. Recorrido chulísimo, muy cómoda en todos los aspectos, un lujo las duchas, la comida buenísima, muchos avituallamientos, los voluntarios espectaculares, en fin, un lujo.


.
¿La próxima?¿Alguna locura?

¡Suerte chicos! 


SESE BIKE TOUR 2019


Casi 600 personas participaron el pasado domingo 5 de mayo, en la segunda edición de la marcha solidaria Sesé Bike Tour, que batió todos los récords de participación y solidaridad. Ese año, la cifra conseguida asciende a 26.000 euros, que se destinarán íntegramente a la lucha contra el cáncer a través de las asociaciones Aspanoa (Asociación de Padres con niños que padecen cáncer infantil en Aragón) y AECC (Asociación española de lucha contra el cáncer).


La jornada comenzó con el corte de cinta oficial con la presidenta de Fundación Sesé, Ana Sesé; el alcalde de Urrea de Gaén, Pedro Joaquín Lafaja, y el pentacampeón del Tour de Francia, Miguel Induráin. Después, esta gran fiesta del ciclismo inició la carrera que contó con la destacada presencia de los hermanos Induráin, Miguel y Pruden, y la medallista salamantina Dori Ruano, que pedalearon junto al resto de participantes.



Diseñado por El Pedal Aragonés y la Fundación Sesé, la cicloturista propuso dos recorridos para que tanto profesionales como aficionados disfrutaran de una jornada única entre parajes como el Bajo Martín, la Sierra de Arcos y el Maestrazgo turolense. El recorrido, que discurrió por un territorio con mucho desnivel y tres puertos de montaña, constaba de 155 kilómetros en velocidad libre y con opción de ruta corta de 65 kilómetros atravesando pueblos como Ariño, Alloza, Andorra, Mas de las Matas, Alcorisa, Seno, Molinos o Albalate, entre otros. No obstante, la dificultad de la prueba no frenó al medio millar de ciclistas que este año decidieron sumarse a la causa llegados desde distintos puntos de la geografía española. El grueso de los participantes procedían de Aragón, especialmente de Teruel, aunque un 15% de los inscritos llegaron de otras provincias como Málaga, Valencia, 
Barcelona, alamanca, Castellón, Navarra o Burgos.



.
Por parte de nuestro Club, los participantes fueron los hermanos Alberto y Carlos Rodrigo, junto a los amigos del Alen Bikes, con los que comparten muchísimos kilómetros.


La segunda edición de Sesé Bike Tour ha destacado por el aumento de la participación y de los fondos recaudados. El número de inscripciones se ha duplicado y se han logrado superar también los  22.000 euros recaudados en la edición anterior para la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
En esta ocasión, subirse a la bicicleta no era la única manera de colaborar, ya que la organización ofrecía varios modos de aportar un granito de arena.


Una de las modalidades de colaboración fue la compra de kilómetros solidarios. Al precio de 1,5 euros se podían adquirir a través de Paypal cada uno de los kilómetros recorridos en el Reto de la Sesé Bike Tour. Desde cada uno de los cuatro centros de investigación oncológica más importantes del país -Barcelona, Valencia, Madrid y el Centro de Investigación Biomédico de Aragón-, salió un corredor el sábado, pedaleando toda la noche hasta unirse el domingo al resto de en la salida de la carrera en Urrea. Pedro Revuelta salió desde Madrid y recorrió 375 kilómetros en casi 21 horas; Marta Pintanel partió desde la capital aragonesa y recorrió 91,7 kilómetros en poco más de cinco horas; Iván Vázquez pedaleó desde Valencia 322 kilómetros y Jorge De Vicente, desde Barcelona, un total de 343. La organización también habilitó un dorsal solidario que permitió hacer aportaciones mediante transferencias bancarias. Además, al finalizar la prueba todo aquel que quiso pudo disfrutar de una comida solidaria.



Esta segunda edición contó también con una jornada previa para abrir boca antes de la cita deportiva. Por un lado, todos los asistentes pudieron disfrutar el sábado de la muestra ‘Los colores del ciclismo’, una exposición de cerca de 200 maillots de los mejores equipos ciclistas de todos los tiempos gracias al trabajo del jaqués José María Pérez, uno de los mayores coleccionistas de ciclismo a nivel nacional. Durante la tarde, tras la recogida de dorsales, algunos de los deportistas más importantes del país compartieron sus experiencias en la charla las `Visiones del ciclismo`.


Animamos a nuestros chicos a seguir articipando en muchas cicloturistas más, y si es por una buena causa, ¡Mejor que mejor!
.

Marcha Cicloturista Internacional Bilbao Bilbao


Dicen que la clásica cicloturista Bilbao-Bilbao es un lugar del que nunca te vas. Ahí sigues. Vuelves, como este pasado domingo, una vez al año. Y con ella, con esa marea de bicicletas que en esta edición rozaron el récord al juntar 8.347 participantes, regresan tantos recuerdos almacenados en las 31 ediciones celebradas. 


La marcha bilbaína, que rueda desde 1988, forma parte ya del paisaje sentimental de ese gremio tan multicolor formado por los ciclistas. Jóvenes que hace tres décadas subieron con su padre Andrakas, Unbe y Morga, este domingo, ya con más canas o menos pelo, pedalearon con sus hijos por las mismas rampas. Idénticas y, claro, tan distintas para la piernas por el paso el tiempo. La Bilbao-Bilbao es el hogar común que una mañana dominical al año acoge a los suyos. Muchos. Más de ocho mil, a los que se sumaron, como furtivos, otros dos mil más que esquivaron el pago de la inscripción. Entre todos levantaron una marea ambulante animada por el sol.



Y eso que en la salida, en el Puente de Deusto, habían dejado la nevera abierta por la noche. Frío bajo el cielo descubierto. Enseguida se vio que había ganas de ciclismo. El invierno recién clausurado ha sido clemente, seco. Sin el riego de la lluvia, brotan las bicicletas. Los cicloturistas andan ya en marzo bien entrenados. Un domingo de sol, además, invita a sumarse a la marcha. El primer pelotón partió a las 8.00 horas. Era tan numeroso que doce minutos después seguían saliendo corredores. La organización tuvo que cortarles el paso porque iban a solaparse con el segundo turno de salida, previsto para las 8.15 horas. Hubo algún embotellamiento. Es irremediable. La marea era tal que en cualquier cruce se montaba un pantano repleto de bicicletas. 


La fluidez llegó con los kilómetros. La hilera comenzó a estirarse. Las manos pudieron alejarse del freno. Tiempo para repasar con la mirada las postales de Bizkakia. Y para charlar. Siempre hay alguien que recuerda la primera edición, aquella llegada a la Gran Vía que asistió a un sprint, ganado por el entonces profesional Luis Pérez. Los cicloturistas iban entonces sin casco. Las bicicletas no conocían el carbono. Y daba igual. Este domingo, en el ascenso a Unbe se veían maillots antiguos, uno del Teka, otro del Kas. Junto a bicis de última generación y cambio de marchas eléctrico, rodaba una 'Vitus' negra de aluminio. Un perla con la que, por ejemplo, Lucho Herrera ganó en los Lagos de Covadonga en 1987, un año antes del nacimiento de la Bilbao-Bilbao.


Durante la marcha, ya en Artebakarra, Iñaki Íñigo, médico de la Federación española, pasó un primer parte de guerra: apenas había habido incidentes. Un par de enganchones y poco más. La clásica bilbaína trata de conservar el espíritu fundacional del cicloturismo. No es una carrera. Es un día que une al ciclista bien preparado con el ocasional, el que rescata la vieja bicicleta del trastero y, todavía con rastrales, se anima a recorrer uno de los tres itinerarios de la prueba: de 85, de 115 o de 125 kilómetros, el más largo, el que incluye la subida al Vivero. Luis Zubero, exciclista y gran mecánico, atiende a los ciclistas en Zamudio. «Paran pocos. Con el buen tiempo, ni pinchan, ja, ja». En una curva del Vivero está otro mecánico de referencia en Bizkaia, Pedro Maestre, que saluda por su nombre a muchos de los que gotean sudor por la cuesta, el obstáculo final.





El paisaje luce impecable. Los ciclistas lo cuidan. Ya son muy pocos los que arrojan los envoltorios de la comida al suelo. En el descenso de Morga, a alguno se le han caído unas galletas. Un cuervo, atento, se tira en vuelo a por ellas, pero no llega a aterrizar porque no dejan de pasar ciclistas. Vuelve a intentarlo y nada. La fila no para. Es el domingo de las bicicletas. Para los que descubren la Bilbao-Bilbao, cómo nuestros chicos, es un día de fiesta. De libertad a pedales. Para los fieles, los que incluso estuvieron en el bautizo en 1988, es una jornada para conectar pedazos de la memoria. Tantos amigos con los que han compartido este recorrido. El pasado es ese hogar que siempre nos queda. Y la Bilbao-Bilbao es la casa de la que nunca te vas y que, como siempre, te abre la puerta en la Gran Vía, donde un domingo de marzo espera esa familia de más de ocho mil dorsales.



Esta increíble experiencia la vivieron 4 de nuestros chicos y amigos del Club,Julio,David Bello, Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo, que rodaron juntos en el itinerario largo, que estamos más que seguros que repetirán, ya que no sólo rodaron por estos increíbles parajes del norte de España, también disfrutaron de un fin de semana de amistad, pinxos, historietas de cicloturismo, proyectos, piques, y…¿Sacamos otra ronda?

.

III Trail Santa Quiteria, La Almolda


Nos surge una duda. ¿Se estarán cambiando nuestros chicos de deporte? ¿Les habrá picado el gusanillo de las locuras de montaña?

No lo sabemos, pero lo que está claro es que dejan ver nuestros colores allá dónde van y de que han hecho una ``grupeta´´ espectacular para el trail.

El pasado domingo 3 de febrero el Trail Santa Quiteria en La Almolda ponía el broche final al III Circuito Monegros-trail que tuvo sus pruebas anteriores en Monegrillo con la disputas del III Estiva Extrem y el V Monegrostrail Barri de Robres.

  
Nuestros chicos estaban decididos a seguir dando guerra, después de varios entrenos por el espectacular circuito que otro de los amigos de la ``grupeta´´ del equipo linterna, Charlie G. ha preparado para la Carrera De Las Minas De Remolinos. Tenemos la suerte de vivir en un pueblo que es un paraíso para entrenar.

La expedición la comandó el líder del circuito, Toño Muro, junto a sus pupilos, Alberto Rodrigo y Carlos Rodrigo en la ruta larga, y David Becerril en la ruta corta.


El viento y el frío no frenó a los casi 500 corredores que se daban cita en La Almolda para la disputa del III Trail Santa Quiteria, prueba final del circuito Monegrostrail, y que se disputaba sobre recorridos de 13 km y 22 km. Alberto Lasobras y Cuca Panedas sentenciaron en esta última carrera.



Una vez comenzada la prueba era Toño, líder del circuito el que se hacía con el premio de montaña entre los chicos, y le servía para escaparse con su rival, el cincovillés Alberto Lasobras. La disputa por la cabeza de carrera y los valiosos puntos de la general, hicieron que un pequeño despiste al desviarse del sendero de Toño Muro (CCR Trail), le pasasen factura, siendo finalmente tercero tras Chema Resano y un exultante Alberto Lasobras (5 Villas), quien se hizo con la victoria en la prueba y la clasificación general del circuito.



Entre las chicas la ausencia de la líder Ana Revilla no fue desaprovechada por Cuca Panedas (Club Atletismo Cuarte de Huerva) que se escapaba en el premio de montaña para ya no abandonar la primera posición hasta la línea de meta. Tras ella, Raquel Villamón (Azuara Corre) y Elena Sanz (Club Atletismo Cuarte de Huerva) siendo el mismo pódium en la clasificación general del circuito.

En la clasificación por equipos de la ruta larga vencía el C.A.Cuarte de Huerva en chicas y 5 Villas en chicos, quedando un día más terceros nuestros chicos de Club Ciclista Remolinos Trail.


En la clasificación general del circuito, nuestro CCR Trail también se hacía con la tercera posición.


En categoría Comarcal era Estefanía Gascón (Monegrillo) la ganadora de la prueba femenina y Tere Gutiérrez (Leciñena) se impuso en la general del circuito. Entre los chicos, Héctor Rozas (Bujaraloz) ganó la prueba y la general del circuito.

En el recorrido de 13 km Jorge Salas venció con autoridad, entre las mujeres lo hizo Gisela Miralles, con una gran actuación de nuestro amigo David.

Queremos dar la enhorabuena a esos pedazo de finisher remolineros, que se han dejado ver por los pódiums y dar las gracias a los patrocinadores del CCRTrail, Deportes Zenit, y las empresas locales, Construcciones Garzalo y Ecoinstal, que además de amigos, siempre están al pie del cañón.

¿Empezaran pronto con la bici?

¡Seguiremos informando! 
.