Anillo Celtibérico 300


¡Estos chavales están mal del bolo! 


Eso es lo primero que pensamos todos cada vez que vemos en los ``embolaos´´ que se meten.



Tenían todo planteado para ir a realizar la ruta del Anillo Celtibérico 300 de BTT para el puente del 1 de mayo, pero dadas las malas condiciones meteorológicas de la zona, deciden posponerlo a primeros de julio. Y menos mal, porque no me imaginaban en la que se habían metido.


Así pues, el sábado 30 de junio, David Bello, Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo salen de Soria capital para completar durante 4 etapas un track con las siguientes cifras:

Lugar de salida: Soria
Lugar de llegada: Soria  
Distancia total: 300 km  
Altitud máxima: 1681 m  
Altitud mínima: 952 m  
Desnivel acumulado en ascenso: 5.000 m  
Desnivel acumulado en descenso: 5.000 m

Localidades de paso: Garray, Pedrajas, Oteruelos, Dombellas, Aldehuela del Rincón, Valdeavellano de Tera, Sotillo del Rincón, Vinuesa, Molinos de Duero, Salduero, Covaleda, Duruelo de la Sierra, Navaleno, San Leonardo de Yague, Ucero, Calatañazor, Muriel de la Fuente, Abejar, Ocenilla, Golmayo, Soria.





El inicio del recorrido fue en la misma ciudad de Soria. Callejeando por la periferia del casco urbano, alcanzando  fácilmente las márgenes de río Duero, desde donde salieron de la ciudad.


Durante un buen trayecto pedalearon  rumbo norte y aguas arriba siguiendo un bonito sendero ceñido al curso del río. Antes de llegar a Garray, el primer pueblo por el que pasaron, dejando al otro lado del río las ruinas de la mítica ciudad celtíbera de Numancia.

Rumbo norte abandonaron las márgenes del río Duero para adentrarse en el Monte Valonsadero en un paisaje de prados, dehesas y bosques de robles centenarios.

Dejaron atrás el valle del Duero, dando un pequeño salto a la comarca del valle, conocida también como la pequeña “Suiza soriana” por sus verdes pastizales.


Cerca de Vinuesa entraron en un inmenso bosque de esbeltos pinos albares (eje de la economía comarcal basado en la madera de calidad de Pino Soria), una de las dos mayores extensiones boscosas de la Península, que cruzaron en parte durante dos etapas completas y una porción de otras dos.


Saliendo de San Leonardo entraron en el parque Natural del Cañón del Río Lobos, un paisaje rocoso presidido por un singular bosque dominado por el pino salgareño o laricio. Mediante una fantástica senda de más de 28 km cruzaron por su fondo la totalidad del cañón de Norte a Sur hasta la localidad de Ucero, donde el recorrido tornó rumbo este hacia Soria.


En el mismo castillo templario que se alza sobre Ucero cruzaron pedaleando, en unos 75 km, la casi totalidad de la más extensa y mejor conservada masa boscosa de sabina albar del Planeta (espacio natural de ámbito europeo denominado Sabinares Sierra de Cabrejas).


Pasaron junto a grupos de sabinas milenarias, paisajes de construcciones tradicionales ganaderas, despoblados, pueblos medievales amurallados (Calatañazor) y un sinfín de enclaves singulares, a través de sugestivos caminos estrechos desde donde no dejaron de percibir un ambiente solitario y recóndito.


Descendieron de la mole rocosa de la sierra de Cabrejas y enseguida regresaron al paisaje de prados y robles del primer día que les volvía a anunciar la proximidad de la pequeña ciudad de Soria, donde pusieron fin a su aventura de 4 días.
 

¡Les deseamos que disfrutasen muchísimo!

.

13º Ruta BTT Bodega Pirineos

El pasado sábado, 9 de junio, otros tres de nuestros chicos se desplazaban hasta la capital del Somontano para completar el precioso recorrido de la 13º  BTT Bodega Pirineos que discurre por las cercanías de Barbastro y pueblos de su alrededor, entre ellos el precioso Alquezar.


Julio y David recorrerían juntos los 100km de la prueba reina mientras que Miguel haría el recorrido corto de 55km en compañía de dos amigos del club novatos en la competición.


El pistoletazo de salida se daba a las 9:00 de la mañana con un cielo encapotado y  el suelo húmedo debido a las lluvias de la noche anterior,  algo que hacía mejorar el piso del circuito que de normal consta de tramos de arena suelta que hace que el mínimo descuido te lleve al suelo.


Ambos circuitos son unos auténticos rompepiernas, sin prácticamente un kilómetro llano y  con un terreno roto en gran parte de las bajadas que hace que recuperar en esos tramos prácticamente imposible.
  

Como nota a destacar, la increíble diversidad de rincones que recorre la prueba, pudiendo rodando en escasos kilómetros entre viñas, atravesar pequeños arroyos o subir trialeras técnicas de las que hacen que el pulso se acelere a la segunda pedalada.


La organización, como suele ser habitual en este tipo de pruebas, de 10, a excepción de algún tramo con escasa señalización que hizo que más de un grupo se confundiera en un punto clave del recorrido, aunque es algo que se olvida fácilmente al pensar en la cantidad de avituallamientos, el servicio de duchas y lavado de bicis al final de la prueba.

Lagos de Covadonga Ride by Movistar 2018



Más de 4000 personas llegadas de toda Europa se han dado cita, un año más en la localidad asturiana de Cangas de Onís para tomar la salida de la clásica de los puertos asturianos. La vigésimo octava edición de Lagos de Covadonga Ride by Movistar presentaba un nuevo recorrido y una nueva modalidad, la del Medio Fondo, para ciclistas menos experimentados.


En la línea de salida, varios miembros de nuestro Club. Luis Lara y los tres hermanos Rodrigo, junto a los amigos camareneros, Víctor Alonso y Damián. Afortunadamente, el ciclismo les hizo amigos, y cada año una cicloturista debe de seguir uniendo a los chicos del CCR con los toledanos.

Echaron de menos a Víctor Alcaide, que finalmente no pudo asistir, aunque seguro que pronto está dando guerra de nuevo.




El pelotón se puso en marcha a las 8:30 desde la puerta del Ayuntamiento de Cangas, con 111 Km por delante, y con la intención de culminar la etapa en uno de los puertos más míticos del ciclismo español, el de los Lagos de Covadonga, el que tantas veces has visto en la Vuelta a España, en el que te hizo vibrar Alberto Contador con una docena de ataques. 14 Km de ascenso con rampas del 17% en la temida Huesera.





Nada más arrancar, en el Km 2, problemas para nuestros chicos. Pinchazo de uno de Luis, con el que Carlos y Alberto paran para ayudarle, quedándose así los últimos de la prueba. Parece ser que tendría un problema en la cubierta, lo que hace que durante toda la mañana tuviese que parar varias veces para intentar solventarlo. Espectacular esfuerzo de los 3 en los primeros 50 Km para conseguir entrar en uno de los grupos, aun a sabiendas de que lo pagarían en las rampas finales.



Así pues, el combinado camarenero-remolinero, como siempre, unidos de principio a fin a sus respectivos grupos, cuando las averías lo permiten, dejan constancia de la buena amistad que sigue entre ellos.




Queremos seguir animando a nuestros ciclistas a seguir luciendo nuestros colores por toda España, ya que mientras unos disfrutaban del Principado de Asturias, Julio, David Bello y Miguel Pérez, participaban en la XIII Ruta BTT Bodega Pirineos de Barbastro.

¡A seguir así chavales!

TowCar Puertos Ribagorza 2018


La TowCar Puertos Ribagorza deparó el pasado sábado 26 de mayo una intensa jornada de gran ciclismo por las carreteras ribagorzanas, donde 1.300 cicloturistas –entre ellos 60 mujeres- se han enfrentado a un exigente trazado, renovado hace dos años, en una jornada en la que también tuvieron que lidiar con los elementos atmosféricos; el sol que ha acompañó a la salida a las ocho de la mañana, inmediatamente dió paso a unas nubes que descargaron con un cierta intensidad agua y, por momentos, un fino granizo en el primero de los puertos de la carrera. Las nubes siguieron acompañando luego el recorrido de los ciclistas aunque ya sin descargar sobre el pelotón.



Como suele ser habitual en este tipo de citas deportivas populares, hubo alguna deserción de última hora que rebajó en 200 el número de participantes previstos, algo que entra dentro de lo normal. Unos ciclistas llegados mayoritariamente desde Aragón, Cataluña, el Levante o la zona centro, pero también desde Francia y Holanda. Así mismo, la delegación vasco-navarra se ha dejado sentir en las carreteras ribagorzanas aunque en menor porcentaje que en ediciones anteriores porque en los últimos tiempos se vienen organizando pruebas similares en estos territorios que restan afluencia de ciclistas norteños.


Y como ya es tradición, los integrantes del Club Ciclista Graus, organizador de la Marcha, fueron los que encabezaban el pelotón en los primeros compases de una carrera que salió lanzada desde el primer momento y que ya en Campo, a menos de treinta kilómetros del comienzo, había abierto diferencias de más treinta minutos entre los integrantes del grupeto de cabeza con los que conformaban el vagón de cola.


Las diferencias entre unos y otros se fueron ampliando progresivamente en la que era la decimoctava edición de esta prestigiosa Marcha Cicloturista que, en su mayoría de edad, recuperó el ambiente festivo de buena parte de las ediciones anteriores y se desarrolló  con mínimos incidentes que no empañaron una gran celebración deportiva de carácter no competitivo y en la que el ciclista zaragozano Ricardo Catalán, del Club Ciclista Iberia, encabezó al resto de participantes en la marcha larga tras finalizar en un excelente tiempo de cinco horas, cinco minutos y siete segundos un exigente recorrido de 183,5 kilómetros y 2.850 metros de desnivel acumulado, rebajando en prácticamente diez minutos la marca conseguida el año pasado por el vasco Patxi Plazaola en idéntico trazado.


Daniel Gil, segundo al acabar en cinco horas, cinco minutos y cincuenta y dos segundos, y José Chulvi, tercero con cinco horas, seis minutos y doce segundos, completaron el simbólico podio de esta rápida edición de la Cicloturista en la que los participantes, aún teniendo un especial cuidado en el peligroso descenso de los dos primeros puertos –el de Coll de Fadas y el de Bonansa- empapados por la lluvia, imprimieron luego un exigente tren que supuso que los primeros cruzaran la línea de meta con un notable adelanto sobre el horario previsto. Patricia López Regaño, que finalizó en cinco horas, cuarenta y tres minutos y cuarenta segundos fue la primera corredora en categoría femenina rebajando en casi una hora la mejor marca previa.


Tras cruzar la línea de meta, Catalán ha recordó que ya había ganado aquí en 2004 con el anterior trazado de la Marcha y ha reconocido haber sufrido mucho durante esta edición. «Ha habido de todo; sol, barro, lluvia…», apuntó sobre un recorrido que no ha dudado en calificar como «demasiado duro, aunque muy gratificante» y confesó estar «muy contento de disfrutar sufriendo». El histórico ciclista zaragozano ha cimentó su primer puesto en el penúltimo de los cinco puertos de la jornada, el muy exigente de La Canal-Alto de San Roque, al lanzar un fuerte demarraje que ya no pudieron seguir sus compañeros y afrontar en solitario los últimos kilómetros en los que se enfrentó al durísimo alto de Torreciudad, con desniveles de hasta el diecisiete por ciento. Una dificultad que muchos de los participantes no dudan en catalogar como «de supervivencia» después de todos los esfuerzos previos y que está encandilando a los participantes que no la conocían.


En este sentido, Catalán consideró que el último tramo del anterior trazado, aún siendo en descenso, se hacía muy largo y más si soplaba el viento de cara mientras que este nuevo recorrido hace más duros pero más intensos los kilómetros definitivos. «Más allá de estas valoraciones, es un auténtico privilegio poder correr en estas carreteras», sentenciaba Catalán felicitando a una organización «que ha estado perfecta».


También discurrió muy rápida la carrera corta, la marcha de 132 kilómetros y 1.450 metros de desnivel en la que los participantes subieron y bajaron los puertos del Coll de Fadas y de Bonansa antes de afrontar el descenso por el Valle del Isábena hacia la línea de meta en Graus en la que José Luis Andikoetxea repitió la victoria que obtenía en 2017 y volvió a encabezar la clasificación masculina con un tiempo de tres horas, veinticuatro minutos y treinta. Nuestra amiga del Cub, Lorena del Castillo cruzó en primera posición entre las féminas al acabar el recorrido en cuatro horas, ssiete minutos y treinta y ocho segundos, siempre ayudada por los compañeros y amigos de Alen Bikes, Nacho Polo y Carlos Manero, por el motero David Pola y por los chicos de nuestro Club, Alberto Rodrigo y Carlos Rodrigo, que una vez hecho el trabajo para que nuestra amiga entrase en primera posición, decidieron continuar en la ruta larga.


Queremos dar la enhorabuena a nuestros chicos, por seguir participando en pruebas de gran fondo, y Lorena por su gran actuación, y a los chicos de Alen Bikes, que siempre acogen a los nuestros cómo si fuesen unos más.
 .

XXVI CLASICA CICLOTURISTA CELLA - NACIMIENTO DEL TAJO –CELLA.

Continúan las cicloturistas de carretera y los nuestros no están dispuestos a perdérselas. 

El pasado 19 de mayo, puesto que el año anterior, disfrutaron en ésta ciclo, los hermanos, Carlos Rodrigo y Alberto Rodrigo, deciden repetir y asistir a la XXVI CLASICA CICLOTURISTA CELLA - NACIMIENTO DEL TAJO –CELLA. Ruta de 145 Km, con 2200m de desnivel acumulado, y con muchísimo nivel de los participantes, dada la proximidad a la Comunidad Valenciana, en la que no se separaron en ningún momento


El punto de partida de esta marcha cicloturista, nos lleva al municipio turolense de Cella, ubicado al noroeste y muy próximo a Teruel. El recorrido, en principio, se dispone en una marcada dirección Oeste y nos lleva a visitar el pintoresco municipio de Albarracín y otros pueblos de la Comarca de Albarracín, como Calomarde y Frías, donde situamos el nacimiento del Río Tajo.


La ruta nos lleva hasta el límite con Cuenca, retornando hacia el Este por localidades como Guadalaviar, Griegos y Noguera. Entre los atractivos del entorno destacamos el paisaje protegido de los pinares de Rodeno. La parte final nos devuelve a Cella, a través de los núcleos de Bronchales, conocido por su agua mineral, y Monterde.

.
Fijándonos en el perfil de la Marcha Clásica Cicloturista Cella - Nacimiento Río Tajo - Cella, nos damos cuenta de que estamos ante un recorrido interesante y quebrado que transcurre siempre por encima de los 1000 metros de altitud y, en buena parte, por encima de los 1500 metros.


El primer puerto, Alto de Frías, cuenta con una longitud de 5 kms al 5.2 % de media. El Alto del Portillo, corto también, presenta unos 2 últimos kilómetros muy exigentes, al 9 % de media.


Tras la tendida subida al Puerto de Orihuela, la última dificultad montañosa nos aúpa al Alto de Noguera, con 5 kilómetros al 6.3 %, se reagrupan junto a varios compañeros con los que habían disfrutado de toda la jornada, y puesto que el último tramo es favorable, a relevos llegan de nuevo hasta Cella. 



Buen día para nuestros chicos, siempre muy bien situados en un grupo bastante delantero con el que realizaron una muy buena cicloturista.



Desde aquí, queremos dar la enhorabuena a la organización de ésta prueba, ya que es una cicloturista digna de recomendar a cualquiera.


La próxima: LOS PUERTOS DE LA RIBAGORZA, en Graus.
¡Vamos chicos!